/
/
/
/
/
/

Documentos

Anhelamos que Chile sea un "hogar para todos"

Mensaje conclusivo de la 114ª Asamblea Plenaria
Fecha: 10/11/2017
Referencia:
País: Chile
Ciudad: Punta de Tralca
Autor: Los Obispos de la Conferencia Episcopal de Chile


Para un mejor servicio al Pueblo de Dios

1. En el inicio del mes de María, hemos celebrado nuestra asamblea plenaria de obispos, ocasión en la que hemos estudiado en profundidad las orientaciones del Papa Francisco para la formación integral de los futuros sacerdotes, con la presencia de Mons. Jorge Patrón, obispo Secretario para los Seminarios en la Congregación para el Clero de la Santa Sede, y acompañados por los rectores y directores espirituales de los seminarios de Chile. También hemos dado gracias a Dios por los 50 años del restablecimiento del diaconado permanente en Chile, con toda su riqueza en el ejercicio de su ministerio y su valioso aporte en la vida de nuestra Iglesia. Los temas que hemos estudiado nos desafían en nuestra pastoral de acompañamiento a seminaristas, diáconos y presbíteros, para que puedan servir mejor al Pueblo de Dios.

“Chile, un hogar para todos”

2. La semana pasada, por encargo nuestro, el Comité Permanente presentó la Carta Pastoral “Chile, un hogar para todos”, que ahora invitamos a conocer y analizar. En ella proponemos, desde nuestra mirada de fe, construir juntos una sociedad que ponga en su centro a la persona humana y su dignidad, a la luz de los valores cristianos. Animamos a todos a que este texto sea profundizado en las familias, movimientos y comunidades de nuestras diócesis, para buscar una convivencia más fraterna a partir de un desarrollo humano integral. Nuestra invitación se hace extensiva también para aquellos que no comparten nuestra fe y buscan lo mejor para el país.

“Mi Paz les doy”

3. Reflexionar en comunidad sobre esta carta pastoral será una gran ayuda para disponer nuestro espíritu a la próxima visita del Papa Francisco a nuestra patria. A dos meses de su visita, damos gracias a todos quienes están haciendo posible que el pueblo de Chile pueda acoger al Santo Padre con afecto y gratitud. Con gran esperanza confiamos en que la presencia del sucesor de Pedro en medio nuestro revitalice nuestra identidad cristiana y nuestro testimonio personal y comunitario de la “alegría del Evangelio” en la cultura actual y de un modo particular en medio de los jóvenes. Dispongamos nuestro corazón para acoger al Papa Francisco con el cariño con que el pueblo chileno recibe a quien nos trae la fuerza y el testimonio del Evangelio.

4. Queremos irradiar nuestra esperanza ayudando a que sean muchos los compatriotas que puedan, a través del Santo Padre, conocer mejor a Jesucristo, amarlo y descubrir en Él un nuevo sentido a sus vida y una fuente de paz para nuestro tiempo. Como discípulo misionero de Jesús, el Papa nos comparte su preocupación por los pobres y excluidos, por aquellos que son marginados de la familia y de la sociedad, y su gran valoración de la actividad política. Profundicemos y acojamos su invitación a cuidar el medio ambiente desde una ecología humana integral, y celebremos con él la alegría del amor en la familia, un precioso tesoro que todos debemos cuidar. El Papa Francisco nos ha invitado a vivir la alegría del Evangelio. Hagamos realidad ese desafío en este tiempo preparatorio y hasta su visita en el mes de enero, para que su paso por Chile se convierta en un acontecimiento imborrable para nuestra historia personal, familiar y social.

Participemos en las grandes decisiones de Chile

5. En pocos días más se efectuarán las elecciones presidenciales, parlamentarias y de consejeros regionales. En nuestra carta pastoral hemos recordado los valores que, desde el Evangelio, la Iglesia propone para el discernimiento que, en conciencia, cada cristiano ha de realizar al decidir su voto. No da lo mismo cualquier propuesta o programa para el país. Invitamos a todos a tomar en serio su responsabilidad cívica, a informarse debidamente, votar en conciencia, apoyando proyectos coherentes con la voluntad de Dios, que promuevan el respeto por la persona humana y el bien común, teniendo presente el derecho a la vida, la familia fundada en el matrimonio entre un varón y una mujer, el derecho de los padres a educar a sus hijos según sus propias convicciones, la particular atención de los pobres y vulnerables, y el cuidado de la casa común.

6. Creemos que nuestro desafío para estos días es aportar a un clima más sereno, a un trato más respetuoso y a una convivencia cívica más fraterna. Ofrezcamos nuestra generosidad evangélica, traducida en actitud humilde a imitación de Jesucristo servidor.

7. A la intercesión de la Virgen del Carmen confiamos los anhelos y esperanzas del pueblo de Chile. Que el Padre Misericordioso nos ayude a preparar nuestros corazones para acoger al Papa Francisco en su próxima visita a nuestro país, en la tarea de hacer de Chile un hogar para todos.

La Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal de Chile

Punta de Tralca, 10 de noviembre de 2017.