/
/
/
/
/
/

Documentos
Arzobispo de Antofagasta

Navidad: Esperanza del Hombre

Mensaje de Monseñor Pablo Lizama
Fecha: 24/12/2010
Referencia:
País:
Ciudad:
Autor: Monseñor Pablo Lizama


Navidad: Esperanza del Hombre

Hermanos y Hermanas muy queridos:

Está culminando un año sumamente intenso para nosotros los chilenos, desde el terremoto en febrero, los 33 mineros atrapados en la Mina San José, de accidentes graves que le han costado la vida a personas, hasta los conflictos en las cárceles y, también, cuántos acontecimientos difíciles personales o del ámbito familiar. Pero, todo esto, tiene que ser reflexionado desde una esperanza, una salida, todo puede parecer un daño para nosotros, es un camino desde la fe, es aceptar que Jesucristo se hace cargo de toda nuestra vida, desde los dolores como Nación, dificultades como familia, penas como personas, incluso como Iglesia; junto a ello las alegrías, éxitos, el salir adelante, todo es asumido por Jesús al momento en que se hace uno como nosotros, uno de nosotros.

Navidad, es una fiesta importante, es la gran esperanza del Hombre, es la gran esperanza de que no somos un número, una ser sin sentido, que no somos nada después que nos morimos, sino que, la verdad que el Hijo de Dios se haya hecho uno de nosotros es y debe ser el fundamento y la solidez de cada una de nuestras vidas, en especial en este tiempo de Navidad, porque Jesucristo el Señor nos prepara para cosas importantes.

Queremos hoy acoger a Jesús. El relato bíblico tan parco pero lleno a la vez de un profundo mensaje, pleno de actitudes: el que nazca Jesucristo pobre, en el contexto de un viaje, que nace en un lugar donde estaban los animales porque no había lugar para él en la posada, todo esto es un mensaje profundo para la sencillez de nuestra vida, de lo precario que es el ser humano y que debe poner su confianza en Dios, más que en las cosas y los medios. No debemos quedarnos en los medios, que sean lo que son: medios para poder construir el Reino de Dios. Por eso, hoy uno encuentra una sociedad que quiere celebrar la Navidad sin Jesús, la habilidad de la sociedad de consumo nos hace precisamente comprar, consumir, debemos ser más hábiles que ella y centrar este acontecimiento en una conversión de corazón a Jesús cercano a nosotros, centremos esta fiesta de Navidad en que podamos rescatar valores para nuestra familia, si lo hacemos, esta sociedad va a cambiar: será más justa, respetuosa, menos agresiva, menos mentirosa, menos aparatosa y, se centrará en lo que vale de verdad, en la autenticidad, fidelidad a Dios, porque somos hijos de Dios.

Quisiera en esta Navidad una vez más bendecirlos, bendecirlos con el amor de Dios, bendecirlos con la disponibilidad de la Virgen María, bendecirlos con la profundidad de San José patrono de nuestra Arquidiócesis, quisiera que también como uno más me bendigan con todo este pueblo de Dios que camina al encuentro del Señor.
Feliz Navidad y que el Señor nos bendiga a todos.

† Pablo Lizama Riquelme
Arzobispo de Antofagasta