/
/
/
/
/
/

Documentos

La devoción a San Expedito en Chile

Fecha: 19/01/2005
Referencia:
País: Chile
Ciudad: Valparaíso
Autor: Mons. Gonzalo Duarte García de Cortázar


1.- La devoción a San Expedito que se ha desarrollado últimamente en Chile y en la Diócesis de Valparaíso pareciera ser nueva, sin embargo existen varios antecedentes previos sobre ella. Su devoción fue muy extendida en siglos pasados en Europa, particularmente en Francia y Alemania y desde hace muchos años está presente en varios países de América Latina.

2.- Al revisar la historia de la Iglesia en Chile es posible encontrar que el 5 de mayo de 1897, el entonces Arzobispo de Santiago, Mons. Mariano Casanova, por decreto, y “visto el informe del revisor nombrado”, concedió “la licencia necesaria para la impresión y publicación del “Triduo en honor de San Expedito”. La introducción a dicho Triduo contiene la información más conocida acerca del Santo: “Su martirio se conmemora el 19 de abril, fue jefe de una legión romana. Lo sacrificaron por orden del Emperador Diocleciano, con sus compañeros de armas los santos Cayo, Hermógenes, Gálata, Aristónico y Rufo, en Militina de Armenia”. Continúa el escrito: “Este Santo es invocado para los asuntos que piden una solución pronta y cuyo retardo perjudicaría”. (Del folleto “Triduo a San Expedito especial abogado para los negocios difíciles y Defensor de la Santa Iglesia Católica”, Santiago de Chile, Imprenta San Buenaventura, calle San Francisco 1-A, año 1897”).

3.- El 16 de julio de 1937, por Decreto del Arzobispado de Santiago se autoriza la impresión y publicación de la “Novena en honor a San Expedito”. Esta Novena fue publicada en los Talleres “Claret”, de Avenida Diez de Julio 1140, bajo el título “Novena en honor de San Expedito Esforzado Confesor de Cristo”.

4.- En la Diócesis de Valparaíso existió también la devoción a este Santo. Hay dos elementos que lo atestiguan: la pequeña imagen de San Expedito que actualmente existe en el templo parroquial de Reñaca pertenecía a la Parroquia de Viña –de más de cien años de existencia- donde fue objeto de devoción por varios años. El otro está en la Parroquia de Lourdes de Agua Santa, inaugurada en 1910: hay en ella un hermoso vitral de San Expedito. Pero en verdad la devoción nunca desapareció totalmente. En efecto, en agosto de 2000, ante una grave dificultad en la construcción del nuevo templo parroquial de Reñaca, una feligresa propuso hacerle una novena a San Expedito a fin de solicitar su intercesión ante Dios. El párroco aceptó y a los ocho días el problema estaba superado. La masiva respuesta posterior de los fieles nos ha sorprendido y hemos comprobado la sed de vida espiritual del pueblo cristiano.

5.- Como Iglesia queremos acoger a los fieles que llegan a nuestros templos a honrar a los Santos. Y deseamos acompañar su devoción para que sea verdaderamente fiel al Evangelio. Porque Jesucristo es el centro de nuestra Fe y de la vida de la Iglesia, y debe ser el centro de la vida de todo creyente. En efecto, “no hay otro nombre bajo el cielo en el que podamos ser salvos sino el nombre de Jesús” (Hechos 4,12). Los santos –y muy particularmente la Virgen María- han sido los grandes servidores e imitadores de Jesús, y la Iglesia los reconoce como intercesores ante el Señor y modelos válidos de vida y de compromiso cristiano.

6.- La Reina de todos los Santos es la Virgen Santísima. Después de ella, sólo Dios sabe cuál es el santo más importante y cada fiel es libre de acudir a uno u otro en su devoción privada. Los chilenos, sí, tenemos tres figuras muy cercanas y que son objeto de nuestra especial admiración: Santa Teresa de Jesús de Los Andes, el Beato Padre Alberto Hurtado y la Beata Laurita Vicuña. Ellos vivieron entre nosotros, conocemos sus vidas, sus escritos, su espiritualidad, y ciertamente son un especial ejemplo de coherencia con el Evangelio, además de grandes intercesores de la Iglesia y de la Patria.


Obispado de Valparaíso
Departamento de Comunicaciones


Valparaíso, Enero de 2005